galego-português imprimir cerrar
Artículos
 
 
 
último apunte de diario (15) El lector desmemoriado. Franco confidencial
   
 
01/11/2018 | Carlos Taibo | El lector desmemoriado - |
www.carlostaibo.com (1 de noviembre de 2018)
 
Un buen día un alumno, obligado a realizar un trabajo al respecto, me preguntó por un libro que describiese el carácter, la personalidad, de Franco. Bien sé que hay obras sesudas que se entregan a esa tarea, pero la que me viene a la memoria, y de la que le hablé, es un trabajo tan entretenido –se lee de una tacada, como se dice ahora- como poco serio.

Me refiero al Franco confidencial, del que es autora una periodista, Pilar Eyre, que no se ocupa en momento alguno de citar sus fuentes. Eyre retrata, de cualquier modo, a un Franco niño sometido a la férula de un padre irracional y despiadado, que solía llamar “Paquita” a su hijo. Y sugiere que el carácter autoritario de este último en buena medida se debió al propósito de dejar atrás los traumas derivados de esos años iniciales. A tono con un argumento que tiene muchos retoños, y por otra parte, la periodista considera que en el palacio de El Pardo la figura dominante fue Carmen Polo, la esposa de Franco, de la mano de un argumento que tiene mucho recorrido, en singular, en el caso de las biografías de los dictadores. Recuerdo que una amiga asturiana, feminista consecuente, frunció el ceño al tener noticia de la tesis de Eyre. No sé qué pesó más: si el tópico que atribuye una maldad sin límite a algunas mujeres o el origen asturiano de la señorísima.

Cuando uno lee el libro no puede sino dejarse llevar por la impresión de que la autora, que dibuja un Franco austero y bonachón, no acierta a ocultar sus simpatías por este último, y ello pese a que en algunas ocasiones, sabiamente esparcidas, dibuje, de forma repentina, un asesino sanguinario. Me da el pálpito de que el editor, consciente de que una obra manifiestamente favorable a Franco podía restar lectores, le señaló a Pilar Eyre que no estaría de más incluir estratégicamente alguna fase que reflejase distanciamiento y, más aún, repudio.

Luego de escuchar una perorata parecida a ésta que acabo de endosar al lector, el alumno decidió que, pese al poco rigor de Franco confidencial, no estaba de más echarle una ojeada. Supongo que su trabajo sobre el carácter personal de Franco habrá recibido un sonoro suspenso. Pero mi asesorado habrá pasado –seguro- un rato entretenido.
 
subir