galego-português imprimir cerrar
Artículos
 
 
 
último apunte de diario (7) El lector desmemoriado. Franco y De Gaulle almuerzan
   
 
23/09/2018 | Carlos Taibo | El lector desmemoriado - |
www.carlostaibo.com (23 de septiembre de 2018)
 
Leo el Un déjeuner à Madrid (Un almuerzo en Madrid), de Claude Sérillon. El libro se interesa por el encuentro que De Gaulle y Franco mantuvieron, en el madrileño palacio de El Pardo, en junio de 1970. De siempre me ha atraído esa entrevista. ¿Qué no se dirían el principal opositor francés a Hitler y el general que envió la División Azul a Rusia?

El texto de Sérillon es una reconstrucción novelada de la entrevista, en la que, sin duda, prima más la figura de De Gaulle que la de Franco. Creo que el autor sobrevalora un tanto las capacidades discursivas de este último –como lo hace, por lo demás, Vázquez Montalbán en su Autobiografía del general Franco- y atribuye al encuentro un intercambio libre de pareceres que es harto improbable se produjese. Más bien imagino una conversación cordial y protocolaria entre dos ancianos en la que ninguna materia controvertida hizo su aparición. Intuyo, de cualquier modo, que salvo sorpresas –algún documento clasificado que vea la luz-, nunca sabremos cuál fue el tono y el contenido de esa conversación. Máximo Cajal, el intérprete, luego diplomático español, guardó siempre, hasta donde llega mi conocimiento, un escrupuloso y profesional silencio.

Aunque el libro de Sérillon pasa de puntillas sobre ello, creo que tiene su interés el periplo español de De Gaulle, quien en la primavera de 1970 se sirvió visitar Galicia, Castilla y Andalucía. Bueno sería que alguien escarbase en los detalles, y que le hincase también el diente a la visión de España que abrazaba el militar francés, admirador inoculto, al parecer, de la España imperial y del siglo de oro. Cuenta Sérillon que Franco ordenó que a De Gaulle nada se le cobrase en los hoteles y paradores –entre ellos, por cierto, el de Cambados- en los que se detuvo. Y que De Gaulle, a cambio, donó como propina, para los trabajadores, lo que en otras circunstancias habría debido pagar. Ya se sabe: dos caballeros a la vieja usanza.
 
subir