galego-português imprimir cerrar
Artículos
 
 
 
último apunte de diario Una revista para pensar, para luchar y para desobedecer
   
 
23/05/2016 | Carlos Taibo | 15-M, movimiento - |
Madrid 15M, Madrid
 
No me queda otra que defender lo que recogen las páginas de este libro: un ejercicio de pensamiento libre en el que, por no estar presentes, ni siquiera lo están las ataduras ideológicas. Pero un ejercicio que, al tiempo, no duda en cuestionar de manera frontal la miseria que, desde todos los poderes, nos acosa por doquier y, con ella, el triste futuro que, si no reaccionamos con radicalidad, nos preparan. No somos pocos los que pensamos que semejante ejercicio debe cobrar cuerpo, por añadidura, al margen de siglas y sectas, desde una atalaya que es la que al cabo abrazó, y abraza, un movimiento, por tantos motivos ejemplar, como es el 15-M.
Claro es que importa subrayar, también, la condición del método, y con él de las gentes, que ha conducido a la elaboración de los materiales que se recogen en estas páginas. Hablo de un colectivo autogestionario que, como tal, muestra un currículo que es afortunadamente diferente –antitético, preferiría decir- del que exhiben los medios de manipulación que con pundonor despliega el sistema. Esos medios de incomunicación arrastran lo que en unos casos se antoja una visible, obscena y lamentable, adhesión partidario-ideológica, y en otros una suerte de pluralismo de circuito cerrado que oculta que es imposible romperlo en provecho de un discurso que merezca, hablando en propiedad, la etiqueta de “crítico”.
Y es que hay que romper una lanza por un colectivo –el responsable del mensual Madrid 15M-, en el que, para dar ejemplo, lo que se manifiesta por encima de todo es una mezcla de trabajo voluntario y compromiso con la movilización y la lucha. A su amparo no hay vínculos –a buen seguro que no es preciso recordarlo- con las grandes corporaciones y tampoco se revelan dependencias como las que genera ese fiasco cotidiano llamado publicidad. El resultado principal es fácil de apreciar: la sumisión que muestran, en su trabajo cotidiano, tantos periodistas –y otras muchas personas que no lo son- aquí brilla, felizmente, por su ausencia.
Tal vez por eso en estas páginas se habla con frecuencia, y con consistencia, de aquello de lo que prefieren callar, día tras día, noche tras noche, los todólogos de radios y televisiones. Se habla del capitalismo, del trabajo asalariado, de la mercancía, de las exclusiones, de la alienación, de la sociedad patriarcal, de las guerras imperiales, de la crisis ecológica y, cómo no, del colapso que nos preparan. Y se defienden, en paralelo, la autogestión, la democracia y la acción directas, la desobediencia y el apoyo mutuo. Qué mejor ejemplo de la desmercantilización que algun@s defendemos que el que aporta esta publicación gratuita hecha de amor, de compromiso y de valentía. Que siga.


 
subir